Ruta de Carlos V (parte 1 Rey de España)

En estas fechas, se conmemora la ruta que el Emperador Carlos V realizó desde su desembarco en el puerto cántabro de Laredo y su destino al Monasterio de Yuste (Cáceres), lugar que fue elegido para el final de sus días.

Nacido en Gante (Flandes) en 1500, fue hijo de Juana I “la loca” y Felipe I “el hermoso”, nieto por línea materna de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón (Reyes Católicos) y por línea paterna de Maximiliano I de Habsburgo y María de Borgoña.

Heredó por línea dinástica los reinos de sus padres y abuelos.

Carlos V

A la muerte de su padre, Felipe “el hermoso” (1506) ostenta el título de Soberano de los Países Bajos y el de heredero a la corona española.

Tras el fallecimiento de su abuelo Fernando de Aragón y por la reclusión en Tordesillas e incapacidad de su madre Juana “la loca”, toma posesión de los títulos de Rey de España, Rey de Nápoles y Rey de Sicilia en el año 1516 bajo el nombre de Carlos I de España. Un año antes ya había sido reconocida su mayoría de edad.

Esta aclamación como Rey de España se produce en Bruselas, y generó oposición por quienes consideraban a su hermano el Infante Fernando heredero al trono español, dado que este nació y se educó en España. Finalmente se aceptó a Carlos I como rey con la condición impuesta por los aragoneses en la que debía jurar el trono en Zaragoza. Este viaje se pospuso durante meses y creo cierto malestar. Fue a la llegada de Carlos I con su sequito flamenco, con el que tenía intención de reinar colocando en los puestos más importantes de la Corte a sus más allegados lo que produjo recelos entre los nobles castellanos, que fue calando en el resto de la población.El Infante Fernando es mandado a Flandes con el ánimo de alejarlo de los partidarios que le consideraban el auténtico Rey de España.

 

Carlos I - Bernaerd Van Orley

Carlos I de España
1516 retrato de Bernaerd van Orley

Estando en Cataluña, en 1520 tiene noticias de su elección como Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico con el nombre de Carlos V. Regresa a Castilla exigiendo grandes cantidades de dinero necesarias para su coronación como Emperador, lo que provoca la rebeldía de Toledo hacia estas nuevas demandas fiscales. Carlos I abandona Castilla dejando tras de sí la Guerra de las Comunidades, pretendiendo los sublevados unir a su causa a la madre del Rey, Juana “la loca” como Reina de Castilla, lo cual no fue conseguido. El carácter anti señorial que tomó la revuelta, hizo que los aristócratas y señores se posicionaran finalmente a favor del Rey. La guerra finalizó con el ajusticiamiento de los comuneros al mando, Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado.

Paralelamente, se produce otro brote anti nobiliario en Valencia, la llamada Rebelión de las Germanías (hermandades de gremios) y posteriormente extendida a Mallorca, que resuelven las fuerzas del Rey en 1523.

Coincidiendo con estos acontecimientos y con la alianza entre Francisco I de Francia y Enrique II de Navarra, inician un contraataque para recuperar Navarra, el cual consiguen pronto, pero los errores del general Francés al mando hacen que las tropas de Carlos I recuperen pronto el territorio ocupado y por vía diplomática, el ya Emperador Carlos V renuncia a la Baja Navarra y controla la Alta Navarra.

De regreso a España, en 1522, el Emperador Carlos V hace un gran esfuerzo por comprender y acercarse a sus súbditos. Aprende el castellano y lo hace idioma de la Corte. La boda en 1526 con la hija del Rey Manuel I de Portugal, Isabel de Avis y el nacimiento de su primogénito, Felipe, es del agrado de los españoles, quienes ven al Emperador Carlos V como un Rey idóneo para sus intereses.

Su gobierno estuvo marcado por el nombramiento en cada uno de sus dominios de virreyes o regentes, que eran designados entre la nobleza española o por miembros de la familia Habsburgo. Su idea de la unión familiar para el control del Imperio era primordial.

Carlos V se valió de los Consejos Reales, heredados por los Reyes Católicos, reorganizándolos en consejos especiales, según las tareas serían Consejos de Estado o Consejos Administrativos. Estos consejos formados inicialmente por nobles y clero fueron siendo excluidos por consejeros provenientes de las clases medias y juristas.

El emperador tenía contacto con los consejos a través de los Secretarios, que tomaron gran importancia en el sistema burocrático y de gobierno. Siempre tuvo plena conciencia del poder y las banderías de los secretarios, así que en 1543, cuando deja a su hijo Felipe como regente de España, le remitió las Instrucciones Secretas de Carlos V a Felipe II, donde detalla cómo ser un buen rey y le da instrucciones para no caer en las redes de sus consejeros, ni ser devorado por la ambición de los grandes del reino.

Otros hechos importantes concernientes a España durante el Reinado de Carlos V fueron las conquistas de México, Perú, Colombia, Venezuela y Guatemala.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *